Gonzalo Muñoz (Socio 360)

Todo empezó con el pie derecho, yo tenia un dinero guardado y me habian dejado efectivo en la empresa donde trabajaba en ese momento, una vez decidido a restaurarlo y motivado por el embrague roto empecé el despiece. Les cuento que tan solo en 4 horas tenía el chasis limpio, la fibra estaba en muy buen estado, en general el auto estaba muy bien cuidado.
Una vez que tenía todo afuera era más fácil. Llevé el motor y chasis al mecanico recomendado por una casa de repuestos de aca, el mecanico me dió una idea de lo que había que hacerle para dejarlo como yo quería (nuevo).
En conclusión, le hicimos el motor completo cambiamos todo pero todo lo que tenia mucho uso o estaba en mal estado, en definitiva el dinero juntado y más se fueron con el mecánico. 
Justo en ese momento me informan que debido a los problemas economicos del mundo la empresa disminuye el personal, imaginen lo que esto significaba para mi, la restauracion a medio hacer sin plata .
Gracias a mi viejo que estaba tan motivado como yo pudimos seguir el camino de la restauración, mientras el mecánico hacia de las suyas, me dediqué pura y exclusivamente a buscar el color y el diseño del chasis y por ende a un pintor que tuviera una idea de lo que queríamos hacer.
Para abaratar costos trabajé un poco la fibra yo, una vez q estabamos decididos con el pintor se lo llevamos, me mató con el presupuesto pero los comentarios me hicieron aceptarlo, el pintor se demoró 4 meses en terminarlo. Una vez listo me entregó parte del mismo y me lo llevé a hacer la instalación eléctrica, cometí el gravísimo error de buscar a un electrisista que cobraba barato pero al nivel que teniamos el auto fue peor por que lo único que hizo fue rayarme todo el auto y me dejó la instalación electrica muy mal. 
De vuelta en el pintor para terminar de armarlo me tuvo 1 mes y medio más, a este punto mis nervios y mi paciencia se estaban agotando, hace exactamente una semana me llamó y me dijo que estaba listo que podia ir a buscarlo . 
Ese fue uno de los días más felices de mi vida por que el esfuerzo realizado fue inmenso ya que yo no tenía otro auto en que andar y todo mi dinero iba destinado a mi sueño que era dejarlo hermoso.
Actualmente está en el tapicero, le estan haciendo la capota de color blanco, y luego pasearé en mi hermoso Mehari color verde limón.
Espero que les guste como a mi.

 

 

Ingreso Socios

Hay 117 invitados y ningún miembro en línea

Si ya se han registrado, recuerden revisar "Correo no deseado" en su casilla de correo, para validar su cuenta.

El evento empieza en
El evento está ocurriendo ahora:
Festejamos la Primavera en “Villa Gesell”

Villa Gesell nos espera, donde festejaremos el inicio de la primavera a pura aventura. Visitaremos LA RESERVA NATURAL MUNICIPAL FARO QUERANDÍ COMO ATRACTIVO TURÍSTICOSon algo más de 5.757 hectáreas de dunas y pastizales junto a la costa atlántica con una extensión sobre ella de 21 km. Además, tiene un ancho variable de 3 km., donde la amplitud de las playas es uno de sus rasgos más característicos. La Reserva se ubica en la zona sur del partido de Villa Gesell, a 5 km de Mar Azul. Tiene acceso por la playa, a partir de la Calle 47 de esa localidad. Entre su preciada fauna se destacan sus aves playeras tales como gaviotas, gaviotines, playeros, chorlitos y ostreros. En las dunas se pueden encontrar al famoso tucu-tucu y la lechucita vizcachera. En los pastizales de la Reserva se puede disfrutar del canto de innumerables y coloridas aves. Entre ellas, la Monjita Dominica. También se pueden identificar las huellas de zorros grises, gatos monteses, ñandúes, peludos y mulitas que habitan este ambiente. Para deleitarse con las interminables maravillas de la reserva, los visitantes cuentan con dos senderos ecoturísticos con los que pueden interpretar la exótica flora y fauna nativa.

Paseos en caravana y exposición en la Ciudad, cena de camaradería.

La base será en el Hotel Colonial +54 9 225 550-8755 reservar cada uno su lugar. Precio especial por el fin de semana.

 

Organiza Club Mehari Argentina con filial Costa Atlántica Bonaerense