Juan Gonzalez (Socio 079)

Esto comenzó luego de hacer un viaje hasta el campo de mi hermano que esta mas o menos a 100km desde acá, Tandil, mucho camino de tierra y no en muy buen estado, barro, pozos, y eso me ocasionaba muchos ruidos, incluso con tan solo agarrar un charco de agua, con los agujeros que le habían echo para la pedalera y demás te mojaban y no es de lo mas divertido. Este auto es mi único medio de movimiento y no siempre podes andar mojado, además no es muy presentable en algunos casos, por eso decidí por un principio sacar el motor y hacerlo entero, ya que tenia aros partidos juego por todos lados, perdía aceite, la precion era muy baja y hacia mucho mas ruido del que ya conocemos.

Sacamos todos los paneles de fibra excepto la batea grande y lo llevamos a sacar el motor, mientras el block del motor estaba en Buenos Aires en una rectificadora nos dedicamos a arreglar el chasis y demás estructuras de fierro. Sorpresivamente el chasis después de una lijada y fuerte agarrada con cepillo de acero quedo sano y salvo, pinte con antioxido 3 manos y dos de protte, para terminar y que quede con brillo una mano de sintético negro brillante. Al bastidor trasero hubo que soldarle unas cuantas planchuelas y demás fierros para dejarlo fuerte y el delantero directamente cambiarlo por que estaba muy podrido.

La caja de cambios la desarmamos integra y estaba toda llena de barro pero a pesar de todo se mantuvo en un muy buen estado por lo que solo hubo que, limpiar armar y aceitar. Con el embrague fue todo un tema, ya que cuando le dábamos registro patinaba y sino no cortaba, entonces cambamos los resortes y las placas y quedo, pero tenia cable de Ami 8 lo cual lo hizo quedar duro y una ves ya armado todo hubo que desarmar otra vez todo para cambiar el cable y la grappodina, que se había engranado y no fue de lo mas alentador.

Las partes de fibra se acomodaron todas y se pintaron con un naranja fuerte y del lado de adentro negras para mantener un poco de limpieza. Y se paso un barniz poliuretanico para proteger la pintura.

Butacas trate de conseguir originales pero luego de buscar y buscar termine poniendo unas de Ranger (modelo viejo). Fueron unas de las pocas que entran sin tener que modificar la fibra.

En aspecto general trate de buscar un poco el camino hacia la naranja mecánica, pero como ven faltan unos cuantos detalles por seguir haciendo. Y seguir buscando partes originales que hoy son difícil de conseguir.

Este trabajo me tomo casi 2 meses, pero como dijeron anteriormente es una constante restauración. El agradecimiento a 2 personas exclusivamente que sin ellos no hubiera llegado en tan poco tiempo y sin importancia alguna estuvimos juntos hasta tarde varias noches y varios fines de semana también, ellos son "el Pulga", y "el Colo" (gran electricista), a mis viejos y a la gente del club también que respondieron siempre, al socio 009 y al 002 que también colaboraron por chat. Y por ahora es todo, un abrazo, Juancho!! 079.

 

Ingreso Socios

Hay 66 invitados y ningún miembro en línea

Si ya se han registrado, recuerden revisar "Correo no deseado" en su casilla de correo, para validar su cuenta.

El evento empieza en
El evento está ocurriendo ahora:
Festejamos la Primavera en “Villa Gesell”

Villa Gesell nos espera, donde festejaremos el inicio de la primavera a pura aventura. Visitaremos LA RESERVA NATURAL MUNICIPAL FARO QUERANDÍ COMO ATRACTIVO TURÍSTICOSon algo más de 5.757 hectáreas de dunas y pastizales junto a la costa atlántica con una extensión sobre ella de 21 km. Además, tiene un ancho variable de 3 km., donde la amplitud de las playas es uno de sus rasgos más característicos. La Reserva se ubica en la zona sur del partido de Villa Gesell, a 5 km de Mar Azul. Tiene acceso por la playa, a partir de la Calle 47 de esa localidad. Entre su preciada fauna se destacan sus aves playeras tales como gaviotas, gaviotines, playeros, chorlitos y ostreros. En las dunas se pueden encontrar al famoso tucu-tucu y la lechucita vizcachera. En los pastizales de la Reserva se puede disfrutar del canto de innumerables y coloridas aves. Entre ellas, la Monjita Dominica. También se pueden identificar las huellas de zorros grises, gatos monteses, ñandúes, peludos y mulitas que habitan este ambiente. Para deleitarse con las interminables maravillas de la reserva, los visitantes cuentan con dos senderos ecoturísticos con los que pueden interpretar la exótica flora y fauna nativa.

Paseos en caravana y exposición en la Ciudad, cena de camaradería.

La base será en el Hotel Colonial +54 9 225 550-8755 reservar cada uno su lugar. Precio especial por el fin de semana.

 

Organiza Club Mehari Argentina con filial Costa Atlántica Bonaerense